+34 663 704 342 | +34 91 309 54 15 | preverlab@preverlab.com

Identificación de los riesgos laborales

Servicio de Prevención Ajeno

Los pasos para identificar los peligros en todos los aspectos del trabajo son:

  • Recorrer el lugar de trabajo y examinar lo que podría causar daños;
  • Consultar a los trabajadores y a sus representantes sobre los problemas con que se han encontrado. En muchas ocasiones, la forma más rápida y segura de determinar lo que ocurre en la práctica es preguntar a los trabajadores que realizan la actividad que se está evaluando. Ellos conocen los pasos que se siguen durante el proceso, si existen atajos o formas de superar una tarea difícil y las medidas de precaución que adoptan;
  • Examinar de forma sistemática todos los aspectos del trabajo, es decir:
  • Investigar lo que ocurre en la práctica en el lugar de trabajo o durante el transcurso de la actividad laboral (lo que se hace en la práctica puede diferir del manual de trabajo);
  • Pensar en las tareas no rutinarias e intermitentes (como tareas de mantenimiento, modificaciones en los ciclos de producción);
  • Tener en cuenta sucesos no planeados o previsibles como las interrupciones de la actividad laboral;
  • Considerar los riesgos para la salud a largo plazo, como los niveles elevados de ruido o la exposición a sustancias nocivas, así como otros más complejos o menos obvios, como los factores psicosociales o los riesgos asociados a la organización del trabajo;
  • Examinar el historial de accidentes y enfermedades de la empresa;
  • Recabar información de otras fuentes, como:
    • Manuales de instrucciones y fichas técnicas de fabricantes y proveedores;
    • Sitios web sobre seguridad y salud en el trabajo;
    • Organismos nacionales, asociaciones empresariales o sindicales;
    • Reglamentos jurídicos y normas técnicas.

La identificación de los trabajadores que pueden verse expuestos a los peligros

Para cada riesgo es importante aclarar quién puede resultar dañado; así será más fácil establecer la mejor manera de gestionar el riesgo.

Debe tenerse en cuenta a los trabajadores que interactúan con los peligros ya sea de forma directa o indirecta. Por ejemplo, un trabajador que pinta una superficie está expuesto directamente a los disolventes, mientras que otros trabajadores que realizan otras actividades en las inmediaciones se ven expuestos involuntaria e indirectamente.

No se trata de elaborar un listado con todos los miembros de la plantilla, sino de establecer grupos, como el de las «personas que trabajan en el almacén» o el de los «transeúntes».

Ha de prestarse especial atención a:

Es importante determinar cómo pueden sufrir daños estas personas, es decir, qué tipo de lesión o de enfermedad podrían ocasionar.

Etiquetas: ,

Artículos relacionados

Hepatitis A

La hepatitis A es una enfermedad contagiosa que puede afectar a trabajadores y clientes...

Un comentario

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado




Top